sábado, 9 de mayo de 2015

Santos descanonizados, mito o realidad?

Ediciones

Publicado en: EN DIÁLOGO
SANTOS DESCANONIZADOS

MITO O REALIDAD

Hace ya bastante tiempo, vienen circulando artículos que hablan de los santos descanonizados, pero ¿es esto real? ¿Es posible descanonizar un santo?
En verdad, esto de “descanonizar” santos nos suena raro y nos sorprende, aún más, saber que entre estos santos están san Cristóbal, santa Bárbara, san Expedito, santa Úrsula y santa Catalina de Alejandría.
Todo comenzó con la reforma litúrgica de los años sesenta, período del Concilio Vaticano II, cuando se quitaron del calendario litúrgico oficial –la lista de santos reconocidos por la Iglesia– varios santos con sus celebraciones. Esto se hizo porque, en muchos casos, era imposible probar la veracidad histórica de estos santos, de los que se conocía apenas su leyenda, sin una identidad comprobable, o sea, no había pruebas suficientes para considerarlos santos. Son muchas las leyendas que cuentan sobre santos voladores, que hablan con Dios cara a cara, que transforman lo que tocan, que tienen visiones dudosas y realizan hazañas fabulosas, dignas de superhéroes; todo esto fue incomodando, cada vez más, a una Iglesia que buscaba hacerse respetar por la verdad y la seriedad de su doctrina, buscando lo histórico y alejándose de lo mágico, y muchos de los santos que se quitaron del calendario parecían pertenecer más a las devociones populares que a la Iglesia oficial.
Hay que recordar que, en los inicios del cristianismo, no había un método formal para proclamar santos, no existía el proceso de canonización que hoy conocemos, y los santos eran elegidos por cada parroquia o monasterio, algunos resultaban muy populares dentro de una diócesis o región, pero, para el resto del mundo, totalmente desconocidos.
Aunque, para algunos, el hecho de haber sido retirados del calendario litúrgico implica que el santo en cuestión ya no puede recibir culto formal y no puede ocupar un lugar en los altares, para la mayoría, el no formar parte del calendario litúrgico no significa que el santo dejó de serlo, y, de ninguna manera, la Iglesia prohíbe su culto.
De cualquier manera, esta supuesta descanonización de santos no ha hecho más que confirmar que la fe, pese a quien le pese, puede más que la historia.

No hay comentarios: