jueves, 26 de marzo de 2015

Publicado en: EN DIÁLOGO
MINDFULNESS

AQUÍ Y AHORA

Originada hace más de dos mil quinientos años, Mindfulness es una práctica budista que está cada vez más integrada en la medicina y la psicología occidentales.
Qué ganas de tomarme un té, tengo que ir al súper, que no me olvide del queso rallado, el domingo voy a dormir todo el día, ahora llego y saco a pasear a las perras, qué buena estuvo la peli del otro día, debo ponerme al día con las expensas, cómo no le dije que no puedo llevarle las cosas esta semana... En apenas unos segundos, todos estos pensamientos, o similares, nos pasan por la cabeza, mientras caminamos, preparamos la cena, trabajamos, estudiamos o intentamos dormir; a medida que avanzamos a lo largo del día, haciendo algo, tratando de prestar atención a ese algo, nuestras mentes parecen adquirir vida propia, ser algo que no manejamos.
Ya hemos escuchado que la depresión es un exceso de pasado, y la ansiedad, un exceso de futuro, sin embargo, continuamos yendo del pasado al futuro y del futuro al pasado, con ocasionales paradas en el presente.
No solo corremos físicamente de casa al trabajo, del trabajo a la escuela, de la escuela al médico, del médico al súper, y adonde sea, sino que también nuestra mente corre su propia carrera, mucho más veloz.
Y, por supuesto, vivimos estresados.
El Dr. Jon Kabat-Zinn* fundó, hace más de treinta años, la Clínica para la Reducción del Estrés, en el Centro Médico de la Universidad de Masachusetts, donde trabajó con mindfulness para beneficiar a pacientes con problemas físicos y psicológicos, relacionados con el estrés.
Mindfulness, que se traduce como “atención plena”, consiste en una aplicación terapéutica de la meditación, una atención plena al presente, que nos ayuda a recuperar el equilibrio interior.
Mindfulness nos ayuda a no anticipar acontecimientos ni vivir recordando el pasado, nos conecta con el momento actual; es como volver a ser niños, con toda nuestra atención en el momento presente, conscientes de lo que estamos haciendo o sintiendo.
Si no queremos o podemos ir a algún centro de Mindfulness, podemos comenzar a practicarlo solos: hay varios ejercicios para hacerlo, por ejemplo, prestar atención a nuestra respiración durante un minuto, u observar un objeto, sea una flor, una manzana, una lapicera, una taza, tanto da, lo que importa es observarlo conscientemente, sin evaluarlo, sin juzgarlo, solo observarlo, contemplarlo, descubrirlo, como un niño que por primera vez ve algo, con inocencia. Tratemos de realizar este ejercicio durante un minuto, que, aunque parezca poco tiempo, no lo es; muchos pensamientos cruzarán nuestras cabecitas dispersas, dejémoslos pasar y continuemos observando nuestro objeto elegido. Con el tiempo y la práctica se volverá más fácil.
Practicar mindfulness es enseñarle a la mente a descansar, sumergiéndonos con todos los sentidos en el presente. En el aquí y el ahora.
______________________________________________________________________________________________________

*Jon Kabat-Zinn es autor de, entre otros, los siguientes libros:
Vivir con plenitud las crisis
Mindfulness en la vida cotidiana
La práctica de la atención plena
El poder de la atención

No hay comentarios: